Análisis 2018-19: Aleros a seguir

Análisis 2018-19: Aleros a seguir

Seguimos con nuestro particular serial para conocer a los 100 nombres a seguir de cara a la próxima temporada NCAA 2018/2019. Después de dar conocer los que son para un servidor los 20 grandes bases y a los 20 principales escoltas a seguir de este próximo curso, nos metemos en vereda para analizar ahora a los 20 aleros a seguir.

 

Jordan Caroline – Nevada Wolfpack – Senior.

Junto al regreso de los hermanos Martin y la llegada del pívot estrella Jordan Brown desde el High School, se ha convertido en la última bala de Nevada para llevar al programa a lo más alto del panorama baloncestístico nacional. Alma y líder de los Wolfpack una temporada más, es un atlético combo-forward de gran movilidad y versatilidad ofensiva que juega muy agresivo de cara a canasta. Buen reboteador y más que decente defensor, valiéndose de su buen físico, pero cuyo tiro exterior todavía es bastante mejorable. Eso sí, ganas, garra y agresividad en favor del equipo seguirá sin faltarle.

Taeshon Cherry – Arizona State Sun Devils – Freshman.

Con fama de conflictivo tras ser expulsado de su instituto recientemente, es uno de los jugadores más talentosos de su camada. Comprometido inicialmente con USC, es un versátil jugador capaz de jugar tanto de tres como de cuatro, aunque gran parte de su juego lo realizará en el exterior. Gran manejo de balón, mucha facilidad anotadora y una agilidad de piernas impropia de un jugador de su altura, pudiendo correr el contraataque sin ningún problema. Veremos si con su llegada a los Sun Devils la mejor de sus versiones en un programa renovado para esta temporada.

Jaylen Hoard – Wake Forest Demon Deacons – Freshman.

Formado en Estados Unidos, es una de las grandes promesas del baloncesto francés. Y también del enésimo renacer de la universidad de Wake Forest, programa que lleva ya varios años estancado en la zona media-baja de la ACC. Alero de muchísima clase, capaz de aportar en ambos lados de la pista y de clara mentalidad ganadora, dejándose la piel en cada partido. Buen físico, se mueve muy bien en transición aprovechando su gran primer paso y su gran manejo de pelota, y es además un gran finalizador. Buen tiro exterior, sin ser excelente, y presta gran ayuda en el rebote ofensivo. Potencial para ser un gran defensor exterior, aunque tiene algunos problemas con las pérdidas.

Cameron Johnson – North Carolina Tar Heels – Senior.

Golpeado duramente por las lesiones desde su etapa en Pittsburgh, Johnson quiere demostrar que en su último año como universitario tiene todo lo que hay que tener para rendir al siguiente nivel. Ya el pasado curso, primero en los Tar Heels, demostró su clase y su versatilidad para el juego, siendo clave en muchos partidos de North Carolina, y la mayoría de minutos los pasará jugando como falso 4. Jugador de gran capacidad ofensiva, buena mano desde larga distancia y un gran defensor. Capacidad para crearse sus propios lanzamientos. En defensa tiene aspectos muy interesantes, sobre todo sacando partido de su versatilidad posicional, y destaca especialmente como un gran reboteador.

Keldon Johnson – Kentucky Wildcats – Freshman.

Es uno de los grandes nombres del recruitment de John Calipari para este curso. Completo alero de gran condición física, trabajador y que juega con agresividad de cara al aro. Un anotador nato, es capaz de ser una amenaza desde cualquier punto de la pista, y no se esconde en momentos calientes. Dispone además de un gran control de pelota, y puede crearse sin problema sus propios lanzamientos. Ayuda también mucho en el rebote en ambas canastas. Según ha comentado el propio Calipari en una entrevista reciente, es el mejor tirador que tiene actualmente en la plantilla.

Herbert Jones – Alabama Crimson Tide – Sophomore.

Uno de los mejores jugadores del estado de Alabama durante su etapa de High School, Jones tiene todo lo necesario para incrementar su rol en el equipo esta temporada tras la marcha de Collin Sexton. Jugador muy versátil, capaz de jugar tanto de escolta como de alero y que aporta en multitud de facetas en la pista. Zurdo muy espigado y rápido de piernas, maneja muy bien ambas manos y dispone de buen salto para taponar como para cazar rebotes. Gran potencial a nivel defensivo, donde es un jugador muy incisivo en los uno contra uno, tiene la capacidad de defender a alas como a interiores pequeños y tiene una gran capacidad de anticipación.

Mario Kegler – Baylor Bears – Sophomore.

Prometedor combo-forward que dejó hace un par de temporadas la universidad de Mississippi State tras desavenencias con su entrenador, Ben Howland, ya que jugaba como falso 4 cuando él buscaba jugar más en posiciones exteriores. Tras un año en blanco aterriza en Baylor como uno de los grandes jugadores a seguir de la conferencia. Jugador fuerte, de grandes brazos y muy agresivo de cara al aro. Buena capacidad anotadora tanto desde fuera como por dentro, pese a que todavía tiene mucho que mejorar en el tiro exterior, y es capaz de mover bien el balón y generar juego a sus compañeros. Su madurez como jugador, su toma de decisiones y sus problemas con las faltas y las pérdidas son sus grandes incógnitas.

Louis King – Oregon Ducks – Freshman.

Junto a Bol Bol, el gran motivo para que Oregon regrese a la élite del baloncesto colegial tras una temporada por debajo de lo esperado. Talentoso alero, muy maduro para su edad, un físico muy potente y que es un filón a campo abierto. Un manejo de balón y distribución muy buenos, de esta gran capacidad y su gran físico le permiten jugar hasta de tres posiciones diferentes, incluida la de falso cuatro. Esto es especialmente interesante en la parte defensiva, siendo un jugador capaz de defender con fluidez a escoltas, aleros y ala-pívots universitarios. Mucha clase en su tiro, y una amenaza constante desde posiciones exteriores.

Nassir Little – North Carolina Tar Heels – Freshman.

Little es un talento puro. Uno de los mejores aleros de la era Roy Williams en North Carolina y pieza clave para que los Tar Heels vuelvan a estar peleando por todo esta temporada. Cinco estrellas de un físico tremendo –incluyendo un espectacular 7’1» de envergadura– agresivo de cara a canasta y que puede jugar en múltiples posiciones, incluso como falso cuatro. Tiene una carta de recursos ofensivos muy variada, pudiendo lanzar desde media y larga distancia, generarse sus propios tiros tras bote o dribbling o penetrando a canasta por encima del aro. Su gran despliegue físico lo demuestra también en el lado defensivo del juego, cortando líneas de pase, gran velocidad lateral, buena velocidad de pies y buena aportación reboteadora. Jugador de impacto inmediato y gran progresión. Se le espera en la próxima lotería de draft.

Tevin Mack – Alabama Crimson Tide – Junior.

Salió de la universidad de Texas hace un año después de una suspensión indefinida y cierta mala relación con Shaka Smart, pero ahora Tevin Mack trata de olvidar los fantasmas del último año en los Longhorns y comenzar una fructífera etapa en Alabama. Jugador de mucho talento ofensivo y de buenas condiciones físicas para despuntar como alero universitario. Capaz de crearse sus propios tiros y con buena mano desde la línea de tres puntos, atacando el aro con mucha energía y finalizando muchas veces por encima del aro. Buen primer paso y buen juego sin balón. Su juego defensivo todavía es bastante mejorable.

Caleb Martin – Nevada Wolfpack – Senior.

Una de las gratas vueltas para la universidad de Nevada este curso, junto a su hermano Cody. Este escolta/alero destaca sobre todo por su gran eficacia ofensiva, siendo el mejor tirador exterior de los Wolfpack y uno de los grandes anotadores de la conferencia. Su altura y movilidad le permite conseguir puntos de multitud de formas, incluso desde cerca del aro, y su buena visión de juego y capacidad reboteadora son muy preciadas en Reno. Físicamente más limitado, aunque es un aceptable defensor exterior, y se le echa en falta algo más de agilidad de piernas. Luchará por realizar un buen PIT y ser segunda ronda en el próximo draft.

Cody Martin – Nevada Wolfpack – Senior.

Hermano gemelo de Caleb, y el que parece que tendrá algo más de recorrido a nivel profesional dadas sus virtudes. Cody tiene muchas habilidades que comparte con su hermano pero su estilo de juego es mucho más versátil, capaz de conducir y pasar muy bien el balón, una carta de lanzamientos muy extensa y grandes aportaciones en el lado defensivo de la cancha. Eso sí, su tiro todavía no es todo lo regular que cabía esperar en un jugador de sus características, y tiene que terminar de definirse posicionalmente. En cualquier caso, su experiencia y su versatilidad le dará un extra a Nevada para este curso que le puede incluso llevar a la Final Four.

Jalen McDaniels – San Diego State Aztecs – Sophomore.

Otro de esos jugadores a los que es difícil catalogar como alero o como falso ala-pívot, y más en una plantilla tan versátil a nivel posicional como la de San Diego State. Combo-forward muy joven pero que ha dejado ya destellos muy interesantes de cara a próximas temporadas. Jugador de brazos enormes, espigado y que ayuda en ambos lados de la pista. Llama mucho la atención la energía con la que juega en la pista, muy activo, no da un balón por perdido y lucha cada rebote. Muy feroz a la hora de atacar el aro. Buen juego desde cerca del aro y también en su juego de media distancia, aunque algo más inconsistente desde los tres puntos. Algunos lo han denotado ya como el próximo Chandler Hutchison.

Markis McDuffie – Wichita State Shockers – Senior.

Una importante fractura por estrés en un pie le privó de realizar la pasada temporada en plenas facultades, y también a Wichita State de realizar un papel mucho más importante a nivel nacional. Este curso sin Landry Shamet tendrá todos los galones de los Shockers. Jugador de equipo, inteligente y muy trabajador, se mueve muy bien tanto de cara como de espaldas a canasta y tiene un físico que todavía puede mejorar. No es un tirador nato desde larga distancia, pero juega con mucha agresividad de cara al aro dentro de la pintura y fuerza bien las jugadas sacando faltas. Defensivamente es un jugador muy trabajador, y tiene todavía margen para subir un escalón más, y un magnífico reboteador.

Cameron Reddish – Duke Blue Devils – Freshman.

El mejor alero puro de esta generación, asumiendo que sus compañeros R.J. Barrett y Zion Williamson vayan a jugar la mayoría de minutos como SG y PF, respectivamente, en Duke. Jugador muy versátil, de un potencial a día de hoy sin límite, y con un físico atroz, con una envergadura que supera los 7 pies. Su buen control de balón y su control corporal le permiten jugar prácticamente en todas las posiciones exteriores del juego, e incluso como falso cuatro puntualmente. Gran primer paso, buen juego sin balón, gran dribbling y un buen tirador desde larga distancia. Gran potencial defensivo. Su toma de decisiones es su principal punto a mejorar a día de hoy.

Admiral Schofield – Tennessee Volunteers – Senior.

Tras ser el mejor novato de la conferencia en su año de debut y el mejor sexto hombre de la SEC en su segundo, Schofield acabó destapando el tarro de las esencias para ser capital en la gran temporada de Tennessee este último año, junto a Grant Williams, y ahora debe de rematar su trayectoria universitario con un último año que le lleve directo al draft. Jugador muy trabajador, de gran físico y genial envergadura de brazos. La versatilidad es uno de los grandes puntos a su favor, especialmente en defensa, donde puede defender hasta en tres posiciones diferentes. Ofensivamente se defiende mejor cuanto más cerca está del aro, si bien ha mejorado mucho su tiro exterior respecto al último curso, aunque todavía es un jugador algo limitado en este aspecto.

Xavier Sneed – Kansas State Wildcats – Junior.

Auténtica alma de unos Wildcats que han vuelto a sorprender este último curso, cargándose a Kentucky en el NCAA Tournament y llegando hasta las finales regionales con él como protagonista ofensivo del equipo. Alero de buenas condiciones físicas y de una gran facilidad anotadora, donde destaca su buena mano desde larga distancia. Pese a su altura, es capaz de aportar una buena dosis de rebotes cada noche. Defensivamente tiene un gran potencial de mejora, y no sería extraño verle como un potencial 3-and-D en sus inicios como profesional. En el lado contrario está su mala toma de decisiones en el tiro, que muchas veces le hace salirse de los partidos.

Matisse Thybulle – Washington Huskies – Senior.

Pese a que puede ser uno de los jugadores más tapados de la conferencia, Thybulle podría ser perfectamente uno de los jugadores NBA ready que militan a día de hoy en la PAC-12. Dos grandes virtudes permiten que sean considerado como tal: un físico muy sólido y una envergadura de brazos brutal para defender a jugadores de hasta cuatro posiciones diferentes, y precisamente sus grandes aptitudes defensivas, un jugador muy insistente en el uno contra uno provocando robos y tapones con cierta facilidad y moviéndose muy rápido en líneas de pase. Un clásico jugador exterior NBA con rol eminentemente defensivo. Menos incidencia genera en la ofensiva, donde tiene un tiro todavía inconsistente y una variedad de recursos ofensivos muy limitada.

Kris Wilkes – UCLA Bruins – Sophomore.

Junto a Jaylen Hands formó una de las parejas jóvenes más interesantes de la pasada temporada. Este curso ambos estarán de regreso, y se espera una evolución notable del alero, y de esta evolución dependerá su futuro al finalizar la temporada. Jugador atlético y versátil, capaz de jugar tanto como ala como en el poste bajo, siendo capaz de postear ante jugadores más pequeños con él. Ofensivamente hablando es un jugador creativo, capaz de anotar tiros tras dribbling o cayéndose a un lado y cada vez más sólido en su lanzamiento de tres puntos. Capaz de penetrar con agresividad a canasta también aprovechando su físico. Buena aportación reboteadora. Defensivamente mucho más limitado a nivel de aptitudes, y con mucho que trabajar en el manejo de balón.

Milik Yarbrough – Illinois State Redbirds – Senior.

Uno de los mejores aleros Mid-Majors a seguir este curso es sin duda Milik Yarbrough, más aún cuando decidió no presentarse al draft el pasado curso. El ex de Saint Louis debe aprovechar su año senior para seguir ayudando al equipo como primera opción ofensiva –y más si sigue mejorando su tiro en estático– y lo hará sacando partido de su versatilidad posicional. Puede subir el balón, repartir juego y asistencias para sus compañeros, rebotear con mucha facilidad gracias a su buen timing y aportar solidez anotadora tanto desde fuera como incluso bajo aros. Su físico no es excepcional, pero sabe sacar mucho partido de él, provocando muchas faltas y sembrando la duda constante en la defensa rival.

 

 

Imagen de portada: Mountain West Wire

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *