Nuevas violaciones por fraude en la NCAA

Nuevas violaciones por fraude en la NCAA

[dropcap]Y[/dropcap]ahoo! Sports ha abierto la caja de los truenos con su último artículo relacionado con el college basketball. Los periodistas Pat Forde y Pete Thamel han tenido acceso a una serie de documentos y registros bancarios, a los que previamente el FBI ya había tenido acceso, referentes al ex-agente NBA Andy Miller, su socio Christian Dawkins y su agencia de representación, ASM Sports, y en el que se detalla con todo lujo de detalles gastos y pagos a universidades, familiares y futuros prospects universitarios… y donde algunos jugadores y universidades de renombre han salido a la luz.

Según aseguran ambos periodistas, estamos hablando de una investigación de largo alcance que puede acarrear consecuencias muy graves a corto y largo plazo en la NCAA, y que podríamos dejar de ver el college basketball como lo vemos hoy en día. Hasta el punto de que han sido identificados en estos documentos al menos 20 programas universitarios de primer nivel y más de 25 jugadores, la gran mayoría 4 y 5 estrellas de sus respectivas generaciones.

Según dicho artículo, esta investigación vincula a jugadores que ya no militan en la NCAA como Dennis Smith Jr. (NC State), Isaiah Whitehead (Seton Hall), Tim Quarterman (LSU), Diamond Stone (Maryland), Bam Adebayo (Kentucky), Kyle Kuzma (Utah), Nerlens Noel (Kentucky), Fred VanVleet (Wichita State), Kyle Lowry (Villanova), Malcolm Brogdon (Virginia), Josh Jackson (Kansas) o Markelle Fultz (Washington), todos ellos relacionados con recibos de pagos en metálico o préstamos de ASM Sports durante su trayectoria universitaria, pero ninguna universidad ha confirmado o desmentido la información a la que el FBI hace referencia en estos documentos. Pero también vinculan a jugadores de gran renombre que militan en la NCAA hoy en día como Collin Sexton (Alabama), Wendell Carter Jr. (Duke), Kevin Knox (Kentucky), Miles Bridges (Michigan State), Bennie Boatright y Chimezie Metu (USC) en relación a beneficios no permisibles para ellos y sus familiares, y que van desde simples comidas a cantidades que abarcan miles de dólares.

El artículo señala también que otros programas como North Carolina o Texas también están involucradas en este fraude universitario, por lo que podríamos encontrarnos en este próximo NCAA Tournament a sanciones desmedidas contra multitud de universidades y jugadores sin la posibilidad de disputar un partido más en la competición.

«Estas afirmaciones, de ser ciertas, apuntan a fallos sistemáticas que deben corregirse y arreglarse ya si queremos deportes universitarios en Estados Unidos», ha afirmado Mark Emmettpresidente de la NCAA– en un comunicado respecto a este artículo. «En pocas palabras, las personas que participan en este tipo de situaciones no tienen cabida en los deportes universitarios. Son una afrenta para todos aquellos que obedecen las reglas. El Consejo y yo estamos completamente comprometidos para asegurar que todos los involucrados en el baloncesto universitario lo hagan con integridad. También continuaremos cooperando con los esfuerzos de los fiscales federales para identificar y castigar a las partes implicadas sin escrúpulos que lo único que buscan es explotar el sistema a través de actos delictivos».

Se avecina tormenta en el college basketball. Y de las buenas.

Tags: , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *