Duke asusta con su Big Three ante una gran Army

Duke asusta con su Big Three ante una gran Army

Que la universidad de Duke es una de las claras candidatas al campeonato nacional era un hecho. Que tiene una plantilla donde gran parte del peso de la misma lo llevan unos freshmen con un techo por definir pero sin experiencia en alta competición, también. Esta falta de confianza por su inexperiencia y una plantilla muy poco profunda ha evitado que el equipo de Mike Krzyzewski haya sido coronado unánimemente como el gran rival a batir este curso, pero este particular Big Three universitario ha hecho callar las bocas de todos aquellos que no terminaban de confiar en ellos en solo dos partidos. Ahora son una realidad.

Mike Krzyzewski no ha tenido piedad de su alma mater, unos Army Knights que plantaron batalla en la primera parte –quizás bastante más que la que plantó Kentucky hace unos días– llegando a acercarse a dos puntos de ventaja poco antes del descanso (44-42). A Duke le sostenía especialmente la actitud y energía de Zion Williamson, que cargó con el peso del equipo dominando con rotundidad en ambas canastas. Después del descanso nada cambió.

Cameron Reddish cargó su fusil para anotar dos triples casi consecutivos (de los 7 que encestó en el partido) y R.J. Barrett comenzaba a dominar desde cerca del aro y en contraataques para expandir diferencias, pero los Knights no se rendían y con Matt Wilson haciendo daño bajo tableros y la gran conducción de Tommy Funk hacía que los de West Point no se despegaran en el marcador más allá de la decena de puntos. Finalmente, Reddish y Barrett volvieron a aparecer para desatascar a los Devils desde la larga distancia, y unido al espectacular despliegue físico y defensivo de Zion Williamson los locales acabaron cebándose con los visitantes hasta un 94-72 que no hace justicia por el gran trabajo realizado por los neoyorkinos.

Cuando se juntan una bestia física y dominante como Zion Williamson (27 puntos, 16 rebotes y 6 tapones), la facilidad anotadora y la muñeca caliente de Cameron Reddish (25 puntos, 7 rebotes y 7/13 en triples) y el talento innato, la capacidad para salir al contragolpe y la aportación en todas las facetas del juego de R.J. Barrett (23 puntos y 6 rebotes) a Duke es muy complicado doblegarla. Y esto es solo el principio.

Puedes descargar el partido desde el siguiente enlace.

 

 

Imagen de portada: WTVM

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *