Previa NCAA 2019-2020: Mejores bases de la temporada (I)

Previa NCAA 2019-2020: Mejores bases de la temporada (I)

Poco a poco se va a acercando el comienzo de la nueva temporada de college basketball, y como cada año –además de la ya sabida NCAA Basketball Review anual que sigue cociéndose a fuego lento– me he propuesto sacar a la luz unas pequeñas previas con los jugadores y programas universitarios a seguir para esta nueva temporada 2019/2020.

Cada semana traeré un artículo con unos pequeños perfiles, junto con sus correspondientes highlights, hasta completar la primera de mis previas: los 50 mejores jugadores de este nuevo curso bajo mi humilde opinión, clasificados por posición. Empezaré hoy por el primer artículo relacionado con los mejores bases de la temporada.

10. AYO DOSUNMU. Illinois Fighting Illini

Junto a Trent Frazier y al dominicano Andrés Feliz traerán uno de los mejores backcourts de toda la competición. Un jugador con un talento sobradísimo que muchos pensábamos que acabaría siendo one-and-done, pero que fortuna podremos disfrutarle un año más en college. Puede jugar tanto de 1 como de 2, aunque en los Illini está acomodado más como base, es un jugador con un físico muy bien desarrollado, muy espigado para ejercer de base (sumando que es un 6-5), rapidísimo en transición, explosivo de piernas y muy sacrificado por el equipo. Gran parte de su potencial aflora en el lado defensivo de juego, siendo un jugador capaz de salir a defender a cualquier guard rival, muy potente de piernas para los desplazamientos laterales y un buen juego de pies y de brazos que le permite sacar un gran número de robos por encuentro. Ofensivamente es un fantástico finalizador, pero tiene todavía mucho que mejorar en su tiro en estático, donde no termina de encontrar un tiro lo suficientemente fiable, tanto desde media como de larga distancia, y no le vendría mal tampoco mejorar su toma de decisiones.

Un jugador con un potencial muy grande para llegar a la NBA, pero que a sus 19 años necesita estar más preparado para afrontar el siguiente nivel. Este último año promedió 13.8 puntos, 4 rebotes, 3.2 asistencias y 1.2 robos por encuentro.

9. ANDREW NEMBHARD. Florida Gators

Muchos años llevan los Gators en un segundo lugar del panorama nacional, e incluso en la propia SEC. Desde la llegada del base canadiense parece que el equipo de Mike White vuelve a reaccionar y el hambre en Gainesville vuelve a ser real después de la plantilla que el entrenador ha confeccionado para este nuevo año, con Nembhard de nuevo dirigiendo la nave. Socio de R.J. Barrett en categorías inferiores con su selección, tenemos en él a uno de los mejores pasadores de toda la nación, y para algunos incluso el mejor de todo el país. Un base de la vieja usanza, de los que le gusta mantener el tempo del juego, coordinar a los suyos en ataque y defensa, buscando siempre la mejor opción de pase para la canasta y con un talento sobradísimo para acechar el siguiente nivel. Físicamente no es un jugador con unas características especialmente llamativas, pero sabe sacarle partido tanto en transición como en estático, y su gran altura le proyecta para llegar a ser también un buen defensor. Tiene potencial para ser un gran shooter en la ofensiva, pero no es un especialista, por lo que le queda todavía mucho por mejorar. La gente también le echa en cara que no sea un jugador más explosivo o más egoísta en ciertos momentos del encuentro.

Este último año promedió 8 puntos, 5.4 asistencias, 2.9 rebotes y 1.2 robos por encuentro.

8. ZAVIER SIMPSON. Michigan Wolverines

Simpson llegó un poco por la puerta de atrás y sin hacer mucho ruido en un programa de gran potencial nacional como son los Wolverines. Estos últimos años, John Beilein ha sabido sacar lo mejor de sí, centrándose en sus tremendas habilidades como pasador, director de juego y un magnífico defensor en el uno contra uno. Este año, su último en college basketball, le tocará demostrarle a Juwan Howard que seguirá siendo uno de los bases top del país. Conocido como «Captain hook», por su continuo uso del gancho en la ofensiva, Simpson está catalogado como uno de los mejores exteriores defensores del país, destacando su gran trabajo en el uno contra uno y en el rebote, pero desde luego no es un jugador centrado exclusivamente en este área. Su capacidad de pase y de visión de juego son de un nivel estratosférico, y cuando sale al contragolpe lo extraño es que la jugada no acabe en canasta. Más allá de su característico gancho, es un gran finalizador desde cerca del aro, y su asociación con Isaiah Livers será si cabe más llamativa que en años anteriores. Se espera que este año sea más decisivo a nivel ofensivo.

Este último año promedió 8.8 puntos, 6.6 asistencias, 5 rebotes y 1.4 robos por encuentro.

7. NICO MANNION. Arizona Wildcats

Después de una temporada para olvidar, Arizona vuelve a resurgir entre las cenizas y se vuelve a posicionar entre los grandes programas a seguir del próximo curso, y este característico y joven base pelirrojo tiene gran parte de la culpa. La gran estrella de futuro del país transalpino, e hijo del ex-jugador Pace Mannion, deslumbró en numerosos torneos internacionales estos últimos tres años, y ya había ganas de verlo a nivel de college. El mejor base de esta camada para muchos portales de recruiting, se espera que el impacto de Mannion sea inmediato con Arizona, especialmente después de conocerse la baja para toda la temporada de Brandon Williams. Jugador de buen físico, grandes capacidades para ver el aro rival, una espectacular habilidad para la conducción y el pase y con una ética de trabajo para seguir mejorando maravillosas. Talento a raudales, y uno de los grandes favoritos a ser designado Player of the Year de la también renovada PAC-12 Conference.

Sus promedios estadísticos en High School han sido de 24.1 puntos, 5.5 asistencias, 5 rebotes y 2.4 robos por encuentro.

6. ANTHONY COWAN JR. Maryland Terrapins

Tal ha sido el impacto que ha traído el retorno de Cowan a Maryland tras finalizar la pasada temporada, que prácticamente ha metido a los Terrapins entre los principales equipos a tener en cuenta el próximo curso. Él y Jalen Smith, para ser exactos. Con Anthony Cowan tenemos a uno de los bases más completos del país, aunque quizás más orientado a ser un base de carácter ofensivo más que de control de balón y de repartir juego. Esto no quita a que su capacidad para el pase y la distribución de pelota sean de primer nivel, pero su estilo de juego está mucho más orientado hacia la ofensiva. Rapidísimo de piernas, es una amenaza constante desde cualquier punto de la pista, y una de sus grandes virtudes es la de saber usar su cuerpo y su agresividad de cara al aro para sacar faltas y puntos a los rivales. Dispone de una gran capacidad reboteadora para ser un base, pero a nivel defensivo es un jugador que necesita mejorar ostensiblemente, ya que suele dejarse un poco. Su consistencia en el tiro y su toma de decisiones también son aspectos a mejorar durante este año.

Sus promedios este último curso han sido de 15.6 puntos, 4.4 asistencias, 3.7 rebotes y 0.9 robos por encuentro.

 

El siguiente artículo estará disponible el próximo domingo, con los que son para mi los 5 mejores bases de esta próxima temporada.

Imagen de portada: FIBA

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *