Previa NCAA 2019-2020: Mejores bases de la temporada (II)

Previa NCAA 2019-2020: Mejores bases de la temporada (II)

Segundo serial sobre los mejores bases de la próxima temporada 2019/2020. Aquí os dejo enlazado la primera parte.

5. ASHTON HAGANS. Kentucky Wildcats

Llegó muy joven a Lexington el pasado curso, pero ya en su año freshman mostró indicios de que puede convertirse en uno de los mejores bases de la competición si sigue progresando. De hecho, acabó ganándole la partida a un Immanuel Quickley que apuntaba a ser el base titular de Calipari, llegando Hagans re-clasificado a última hora desde la clase de 2019. Estamos ante un jugador veloz, de gran capacidad para el pase, buen físico y grandes aptitudes en defensa. La producción ofensiva sigue siendo su gran «pero», un jugador con gran capacidad para finalizar desde cerca o media distancia pero que se le resiste su tiro en estático desde más allá de la bombilla, aunque hay motivos para creer que Hagans puede mejorar de forma notable este mismo curso en este aspecto. Eso sí, una cosa está clara: los fans de Kentucky no deberán de preocuparse por la dirección de esta nueva plantilla con Hagans al frente.

Este último año promedió 7.7 puntos, 4.3 asistencias, 2.6 rebotes y 1.6 robos por encuentro.

4. COLE ANTHONY. North Carolina Tar Heels

Hacer olvidar a Coby White y afrontar el liderazgo del cambio generacional en North Carolina no es un trabajo nada desdeñable para un jugador freshman. Hijo del ex-pívot NBA Greg Anthony, el joven Cole es uno de los jugadores que llega con más proyección desde el High School por su inagotable talento, pero sin duda la ocasión lo merece. Producto de la factoría de Oak Hill, es un jugador tremendamente productivo en ataque, un gran líder con el balón en las manos y con un futuro prometedor en la competición. No es un base puro al uso, aunque así ejercerá en los Tar Heels este curso, sino que puede alternar perfectamente las posiciones de 1 como de 2, por lo que podríamos haberlo colocado perfectamente en el listado de escoltas también. Se ha convertido en una de las grandes estrellas universitarias a seguir este año, fruto de su gran hype y de sus highlights que le acompañan desde su etapa en High School.

Esta pasada temporada promedió en el circuito AAU 24.4 puntos, 7.8 rebotes, 4.5 asistencias y 1.4 robos por encuentro.

3. TRE JONES. Duke Blue Devils

Sin la presión de estar junto a talentos como Zion Williamson, R.J. Barrett o Cam Reddish, sin duda éste podrá ser el gran año de Tre Jones. No hay que olvidar que fue el mejor base de la pasada clase de reclutamiento, y en su año freshman ha dejado destellos muy interesantes de lo que es capaz de hacer. Tendrá galones y capacidad para dirigir a su antojo, dándonos a ofrecer una vez más su tremenda capacidad para el pase y la visión de juego y sus innatas capacidades para el robo y la presión defensiva. Es precisamente en el área defensiva donde más llama la atención de scouts profesionales, ya que probablemente estamos ante el mejor base de la nación en este aspecto, y ya durante su año freshman formó parte del mejor quinteto defensivo de la ACC. Su stock puede subir este año como la espuma.

Este último año promedió 9.4 puntos, 5.3 asistencias, 3.8 rebotes y 1.9 robos por encuentro.

2. MARKUS HOWARD. Marquette Golden Eagles

Estamos, casi sin temor a equivocarme, con uno de los jugadores que mayor facilidad anotadora tiene de toda la nación. Un talento innato para la producción ofensiva, y destaca por encima de todo su maravillosa muñeca para el tiro en estático. A estos niveles tiene casi de todo: puntos a mansalva, facilidad para sacar faltas al rival, explosividad, juego sin balón, capacidad de conducción, gran ejecución del pick-and-roll, un físico más o menos aceptable… Si midiese 10 centímetros más estaríamos hablando de un jugador con una enorme carrera en la NBA. Que quizás la tenga igual. Sin embargo, sus escasos 1.80 metros de altura ha hecho que Howard haya tenido que amoldarse más a la posición de base para tratar de buscar su hueco en la mejor liga del mundo. Este año puede convertirse en el mejor jugador de la historia de la universidad (un programa que ha formado a figuras del nivel de Dwyane Wade, Jimmy Butler, Doc Rivers o Maurice Lucas), y sin duda uno de los grandes nombres de esta temporada de college basketball.

Este último año promedió 25 puntos, 3.9 asistencias, 4 rebotes y 1.1 robos por encuentro.

1. CASSIUS WINSTON. Michigan State Spartans

Reconozco que soy tremendamente fan de Markus Howard, y por mi estaría en la primera posición en todos los rankings habidos y por haber, pero hay que rendirse ante el liderazgo, la pasión y el gran talento del veterano base que capitanea la nave del programa de East Lansing. Cassius Winston ya demostró la pasada temporada que era uno de los mejores bases de la competición, y este año, con –en teoría– una competencia menor, tiene todos los ingredientes para acabar siendo el gran favorito al National Player of the Year. Un jugador inmaculado en la pista, sabe dirigir con mucha cautela y posicionar a los suyos en ataque y defensa y una capacidad de pase espectacular. Pero además, es uno de los mejores bases defensivos del país y un magnífico tirador desde la larga distancia. El director que todo equipo campeón necesita, y este año los Spartans con él a la cabeza van en busca de ese ansiado campeonato nacional.

Este último año promedió 18.8 puntos, 7.5 asistencias, 3 rebotes y 1 robo por encuentro.

Volveré el próximo domingo con los primeros nombres de los 10 mejores escoltas de la temporada 2019/2020.

 

Imagen de portada: CDN

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *